Y para cerrar el ciclo de «Almuerzos-tertulia», compartir reflexiones con Alfonso Gil González acerca de lo más genuinamente humano que tenemos que es la espiritualidad.
La vejez, es el tiempo propicio para mirar en nuestro interior y encontrar el sentido de nuestra vida.
Sin duda, un estupendo colofón para estas jornadas en las que hemos recurrido a la Psicologia, a la Medicina, a la Cultura y a la Religión para llenar de oportunidades y sentido la etapa de la vida más tranquila y proclive a la meditación.
Gracias a todos los que lo han hecho posible !!!

Nube corazon