• Facilitar a los mayores,  la permanencia y la autonomía en su medio habitual de convivencia.
    • Mejorar la calidad de vida del dependiente.
    • Prevenir la marginación, el aislamiento y el abandono.
    • Ayudar a conciliar la vida laboral y familiar de los miembros de la unidad familiar.